Del significado de los sueños (Parte 2): Tres sueños

IMG_20180305_233942-01.jpeg

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Ayer les estuve comentando sobre los sueños, quizá les interese el post de ayer: Del significado de los sueños (parte 1), pero hoy voy a contarles, lo mejor que pueda, 3 sueños. Dos de ellos son bastante recientes y el otro de hace unos cuantos años.



La pesadilla

Estaba con mis padres y mi hermano en un sitio que parecía un centro comercial, pero no era ninguno donde yo hubiera estado antes. Parecía ser de noche porque había muy poca gente y la iluminación era escasa. Se podían ver escaleras mecánicas y las tiendas estaban cerradas.

De repente empezaron a llegar policías o guardias, no estoy segura, pero llevaban equipo antidisturbios. Empecé a tener miedo y supimos que nos debíamos ir enseguida. Tratamos de irnos, pero empezó a aparecer más gente, todos huyendo de los policías que ya disparaban y echaban gases lacrimógenos.

Escapamos como por un estacionamiento de esos que son subterráneos, huiamos de los gases y las balas. Se sentía el olor de los gases muy fuerte y estaba aterrorizada. Escapabamos los cuatro agarrados de las manos. Era horrible el miedo, los gritos y las detonaciones.

Luego bajabamos por una escalera, como a otro nivel del estacionamiento, un nivel más oscuro; pero cuanto más bajábamos más fuerte era el olor a gas; ya no era gas lacrimógeno sino otra cosa…

Vi el destello de una explosión y sentí el aire incendiarse a mi alrededor; apreté la mano de mi mamá y supe que no lo lograríamos. Extrañamente estuve tranquila porque sabia que el dolor acabaría rápido. Sentí la piel abrirse y desperté asustadísima, se me iba a salir el corazón del pecho, me sentía extraña y podía percibir aquel extraño olor.



Esta ha sido una de las peores pesadillas que he tenido, aunque no es la primera vez que muero en un sueño. No tengo idea de si significará algo, pero mamá siempre me dice a manera de broma: «¿pero eso es un sueño o un largometraje?»



El buen sueño

Me bajé de un avión en Chile para asistir a un concierto de Laura Pausini. El concierto fue lo máximo, puras canciones viejas (las únicas que me sé) y cuando ya estaba por terminar el concierto, la gente del publico empieza a sacar banderas de Venezuela y Laura Pausini grita: ¡Venezuela libre!; fue un momento súper emotivo y el publico se volvió loco a gritar y aplaudir, y sacaban más banderas de Venezuela.

Terminó el concierto y agarré un avión de regreso a Venezuela (como que fuera lo más normal del mundo); pero cuando llegué no encontraba como irme para mi casa porque no había transporte. Llamé a varios amigos que tienen carro y ninguno atendió el teléfono; así que eché a caminar (cosa normal en la vida real). Llegué a un semáforo que en la vida real no queda ni cerca del aeropuerto ni cerca de mi casa, ni de camino entre ambos y ahí me encontré un grupo de amigos que llevaban una inmensa torta de chocolate; y allí mismo, en plena calle se pusieron a picarla y nos pusimos a comer enormes pedazos de deliciosa torta de chocolate. Podía saborear la torta y estaba buenísima. Entonces desperté.



Cuando le conté este sueño a mi papá, me dijo que la próxima vez lo invitara, que sus sueños no son así de sabrosos.

Como todos, he tenido buenos sueños y también pesadillas; pero lo que más me desconcierta es cuando tengo sueños raros, sin sentido, difíciles de explicar porque no tienen eventos claros, sueños un poco abstractos.

El tercer sueño que les quiero contar no es del tipo abstracto, pero si es un sueño raro; espero que no se esté haciendo demasiado largo este post.



El sueño extraño

Estaba en casa y hacía un lindo día soleado. El garaje de mi casa no tiene reja, entonces se meten 3 motorizados, pero no eran el tipo de motorizado malandro que nos da tanto miedo en Venezuela, sino unos vestidos con chaquetas de cuero y montados en motos tipo Harley-Davidson.

Uno de los tres hombres se pone hablar con mi papá pero yo no me entero de nada de lo que dicen; el otro se pone a mirar el jardín y el tercero se pone a hablar conmigo. No recuerdo de que hablamos, pero mientras hablábamos apareció mi abuela (que ya hacía muchos años había fallecido y nunca llegó a conocer esa casa) y me dijo: » cuidado con ese que te está enamorando. No aceptes nada de él que es una trampa». Entonces me di cuenta que me había dado una pequeña muñeca. Era como un colgante de una cadenita.

El chico que hablaba con mi papá dijo que había que irse y jaló por el brazo al que hablaba conmigo. El que hablaba conmigo se resistió a irse y sacó de la chaqueta tres huevos pequeñitos, como de paloma, pero eran negros. Me dijo que eran semillas. Tomó uno y lo sembró ahí en medio del garaje (allí el suelo es de tierra, pero está techado) y comenzó a crecer rápidamente un árbol y rompió el techo y siguió creciendo. Al siguiente instante el techo no estaba, como si nunca hubiera estado ahí.

El árbol era un pino y creció enorme y frondoso. Cuando parecía que había dejado de crecer empezó a adornarse cual árbol de navidad con palomas doradas, pero eran palomas vivas. Salieron todas a la vez sobre el árbol como si de él brotaran flores. Imaginen, era un árbol descomunal y lleno de pájaros dorados. Los pájaros volaron todos al tiempo dejando el árbol, pero apenas se separaron de él estallaron como si estuvieran hecho se escarcha plateada (no dorada que era el color de los pájaros) y la escarcha se pego al pino como si fueran copos de nieve.

Todos estábamos rordenando el árbol y de él brotaron unos huevos como si fueran huevos de pascua, pero grandes como huevos de avestruz; estaban adornados con trazos de colores vivos. Uno cayó en mis manos y lo abrí como esas muñecas rusas que vienen una dentro de otra, y de repentende eso era, una muñeca de esas.

Repentinamente el árbol estalló en escarcha de colores y cientos de pájaros, pájaros que estallaron después en más escarcha de colores. La escarcha desapareció antes de llegar al suelo, pero mientras caía alcé las manos y en ellas cayeron tres pequeñas muñequitas como la que me había dado el muchacho; la que por cierto ya no tenía.

Entonces los tres muchachos se fueron sin decir nada y yo solo me quedé mirando las muñequitas en mis manos. Recuerdo que me sentía feliz, aunque no les sé decir por qué. Luego me desperté.


Hace ya algunos años de este sueño y durante un tiempo me pregunté si significaba algo, quizá ustedes puedan descifrarlo mejor que yo. De cualquier forma espero que les resultara entretenido leer mis locos sueños.

¿Ustedes creen que los sueños significan algo? ¿Qué es lo más aterrador, hermoso o raro que han soñado? ¿Entienden a que me refiero con: sueños abstractos?

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Autor: Isauris

Polifacética: Poesía - Relatos - Naturaleza - Cocina - Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *