Una fotografía y un poema

504de5e179f7e559230d8c6d0e14a8a7.0-01.jpeg

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Lo sé

Dulces palabras envenenadas;
en respuesta:
una sonrisa fingida.

Yo visité el oráculo en su casa;
las mentiras, para mí son transparentes.

Gira la rueda que marca las horas,
esas ineludibles,
esas que están escritas sobre piedra;
gira y todo cae en su sitio,
nada me toma por sorpresa.
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con camara web de laptop y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Cuando todo acabe

Foto0814-01.jpeg

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Cuando todo acabe

Cuando todo acabe,
y reine entre tu y yo el silencio,
no habrán excusas que me salven
de todo aquello que guardé muy dentro.

Cuando nos separe el abismo de los mundos;
uno esté vivo y el otro ya esté muerto,
querré gritarte lo que me he callado
y los secretos
serán solo del viento.

Cuando llegue el final de los finales,
o acaso el principio de lo eterno,
tendré que continuar y he de dejarte
y he de cargar el peso de mis miedos.

Cuando todo acabe,
quizá mañana
o dentro de un decenio,
me pesaran por miles las cosas que no hice
y me reiré de todo desacierto.

Pero hoy no acaba,
me queda por ahora este momento,
y aunque no acierte pienso aventurarme;
pues miedos hay,
pero no tiempo.
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Del significado de los sueños (Parte 2): Tres sueños

IMG_20180305_233942-01.jpeg

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Ayer les estuve comentando sobre los sueños, quizá les interese el post de ayer: Del significado de los sueños (parte 1), pero hoy voy a contarles, lo mejor que pueda, 3 sueños. Dos de ellos son bastante recientes y el otro de hace unos cuantos años.



La pesadilla

Estaba con mis padres y mi hermano en un sitio que parecía un centro comercial, pero no era ninguno donde yo hubiera estado antes. Parecía ser de noche porque había muy poca gente y la iluminación era escasa. Se podían ver escaleras mecánicas y las tiendas estaban cerradas.

De repente empezaron a llegar policías o guardias, no estoy segura, pero llevaban equipo antidisturbios. Empecé a tener miedo y supimos que nos debíamos ir enseguida. Tratamos de irnos, pero empezó a aparecer más gente, todos huyendo de los policías que ya disparaban y echaban gases lacrimógenos.

Escapamos como por un estacionamiento de esos que son subterráneos, huiamos de los gases y las balas. Se sentía el olor de los gases muy fuerte y estaba aterrorizada. Escapabamos los cuatro agarrados de las manos. Era horrible el miedo, los gritos y las detonaciones.

Luego bajabamos por una escalera, como a otro nivel del estacionamiento, un nivel más oscuro; pero cuanto más bajábamos más fuerte era el olor a gas; ya no era gas lacrimógeno sino otra cosa…

Vi el destello de una explosión y sentí el aire incendiarse a mi alrededor; apreté la mano de mi mamá y supe que no lo lograríamos. Extrañamente estuve tranquila porque sabia que el dolor acabaría rápido. Sentí la piel abrirse y desperté asustadísima, se me iba a salir el corazón del pecho, me sentía extraña y podía percibir aquel extraño olor.



Esta ha sido una de las peores pesadillas que he tenido, aunque no es la primera vez que muero en un sueño. No tengo idea de si significará algo, pero mamá siempre me dice a manera de broma: «¿pero eso es un sueño o un largometraje?»



El buen sueño

Me bajé de un avión en Chile para asistir a un concierto de Laura Pausini. El concierto fue lo máximo, puras canciones viejas (las únicas que me sé) y cuando ya estaba por terminar el concierto, la gente del publico empieza a sacar banderas de Venezuela y Laura Pausini grita: ¡Venezuela libre!; fue un momento súper emotivo y el publico se volvió loco a gritar y aplaudir, y sacaban más banderas de Venezuela.

Terminó el concierto y agarré un avión de regreso a Venezuela (como que fuera lo más normal del mundo); pero cuando llegué no encontraba como irme para mi casa porque no había transporte. Llamé a varios amigos que tienen carro y ninguno atendió el teléfono; así que eché a caminar (cosa normal en la vida real). Llegué a un semáforo que en la vida real no queda ni cerca del aeropuerto ni cerca de mi casa, ni de camino entre ambos y ahí me encontré un grupo de amigos que llevaban una inmensa torta de chocolate; y allí mismo, en plena calle se pusieron a picarla y nos pusimos a comer enormes pedazos de deliciosa torta de chocolate. Podía saborear la torta y estaba buenísima. Entonces desperté.



Cuando le conté este sueño a mi papá, me dijo que la próxima vez lo invitara, que sus sueños no son así de sabrosos.

Como todos, he tenido buenos sueños y también pesadillas; pero lo que más me desconcierta es cuando tengo sueños raros, sin sentido, difíciles de explicar porque no tienen eventos claros, sueños un poco abstractos.

El tercer sueño que les quiero contar no es del tipo abstracto, pero si es un sueño raro; espero que no se esté haciendo demasiado largo este post.



El sueño extraño

Estaba en casa y hacía un lindo día soleado. El garaje de mi casa no tiene reja, entonces se meten 3 motorizados, pero no eran el tipo de motorizado malandro que nos da tanto miedo en Venezuela, sino unos vestidos con chaquetas de cuero y montados en motos tipo Harley-Davidson.

Uno de los tres hombres se pone hablar con mi papá pero yo no me entero de nada de lo que dicen; el otro se pone a mirar el jardín y el tercero se pone a hablar conmigo. No recuerdo de que hablamos, pero mientras hablábamos apareció mi abuela (que ya hacía muchos años había fallecido y nunca llegó a conocer esa casa) y me dijo: » cuidado con ese que te está enamorando. No aceptes nada de él que es una trampa». Entonces me di cuenta que me había dado una pequeña muñeca. Era como un colgante de una cadenita.

El chico que hablaba con mi papá dijo que había que irse y jaló por el brazo al que hablaba conmigo. El que hablaba conmigo se resistió a irse y sacó de la chaqueta tres huevos pequeñitos, como de paloma, pero eran negros. Me dijo que eran semillas. Tomó uno y lo sembró ahí en medio del garaje (allí el suelo es de tierra, pero está techado) y comenzó a crecer rápidamente un árbol y rompió el techo y siguió creciendo. Al siguiente instante el techo no estaba, como si nunca hubiera estado ahí.

El árbol era un pino y creció enorme y frondoso. Cuando parecía que había dejado de crecer empezó a adornarse cual árbol de navidad con palomas doradas, pero eran palomas vivas. Salieron todas a la vez sobre el árbol como si de él brotaran flores. Imaginen, era un árbol descomunal y lleno de pájaros dorados. Los pájaros volaron todos al tiempo dejando el árbol, pero apenas se separaron de él estallaron como si estuvieran hecho se escarcha plateada (no dorada que era el color de los pájaros) y la escarcha se pego al pino como si fueran copos de nieve.

Todos estábamos rordenando el árbol y de él brotaron unos huevos como si fueran huevos de pascua, pero grandes como huevos de avestruz; estaban adornados con trazos de colores vivos. Uno cayó en mis manos y lo abrí como esas muñecas rusas que vienen una dentro de otra, y de repentende eso era, una muñeca de esas.

Repentinamente el árbol estalló en escarcha de colores y cientos de pájaros, pájaros que estallaron después en más escarcha de colores. La escarcha desapareció antes de llegar al suelo, pero mientras caía alcé las manos y en ellas cayeron tres pequeñas muñequitas como la que me había dado el muchacho; la que por cierto ya no tenía.

Entonces los tres muchachos se fueron sin decir nada y yo solo me quedé mirando las muñequitas en mis manos. Recuerdo que me sentía feliz, aunque no les sé decir por qué. Luego me desperté.


Hace ya algunos años de este sueño y durante un tiempo me pregunté si significaba algo, quizá ustedes puedan descifrarlo mejor que yo. De cualquier forma espero que les resultara entretenido leer mis locos sueños.

¿Ustedes creen que los sueños significan algo? ¿Qué es lo más aterrador, hermoso o raro que han soñado? ¿Entienden a que me refiero con: sueños abstractos?

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Del significado de los sueños (parte 1)

_20190519_172903.JPG

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Ayer estaba conversando en el discord y salió a colación contar sueños, cada uno más extraño que el otro y algunos un poco aterradores. Yo comentaba que mis sueños son siempre muy vividos, muy reales desde el punto de vista que los percibo como en la realidad; siento calor o frío, sabores, colores, dolor… Y la verdad los disfruto mucho, menos cuando el sueño resulta ser una pesadilla.

Para algunas personas los sueños tienen significados ocultos, por ejemplo mi abuela Isaura (esta es mi otra abuela) siempre dice que soñar con dientes -que a uno se le caen los dientes- es presagio de muerte; soñar con culebra es que hay una mujer «preñá escondía» o un chisme, y si te pica en el sueño es que te verás afectado. Además, soñar con río revuelto también tiene que ver con muerte y calamidades y soñar con mierda -sobre todo si la tocas con las manos- es presagio de que tendrás dinero.

Una vez cuando yo estaba en el colegio, una compañerita me dijo que si yo tenía una pesadilla tenia que contarla antes del medio día para que no se hiciera realidad; y yo, que la estaba contando a las tres de la tarde me quedé aterrada pensando que aquel volcán que salía en medio del río, aparecería en cualquier momento.

Por otro lado la abuelita de un amigo veía números en los sueños y era muy afortunada jugando a la lotería. Ella ya falleció y nunca me llegó a explicar las claves para interpretar esos datos afortunados, lo cual hubiera sido muy útil.

Quizá nuestros ancestros veían los sueños de forma diferente, como algo mágico, como el instrumento de los dioses para comunicarse con ellos; mientras que los psicólogos, por otro lado, tienen su propia interpretación de ellos. Por mi parte, yo aun no me formo una opinión muy firme al respecto. Sin embargo, cada vez que tengo un sueño con una culebra, me pregunto «¿quién estará preñá escondía?» y cuando sueño que se me cae un diente rezo para que no se muera nadie y pienso en mi abuela y me río de mi misma por creer en «cosas de viejos».

¿Para ustedes qué significan los sueños?

(Mañana seguimos hablando de los sueños y les cuento un par de sueños raros que he tenido, a ver que opinan)

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Traiciones

Foto0805-01.jpeg

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Traiciones

Me traiciona mi piel recordando tu roce,
y mi lengua,
recordando el sabor de tus besos.
Quisiera ser de piedra,
o mejor no;
las piedras tienen más memoria
y yo solo quiero olvido.

Me traiciona la almohada,
sigo soñando contigo;
sigo encontrando tu olor y fantasmas,
sigo encontrando memorias,
pero me empeño en matarlas.

Me traiciona el espacio vacío entre tu cuerpo y el mio,
y mis ojos que nada se callan,
y el dolor de sentir que me parto;
te recuerdo;
me haces daño.

Me traiciona mi cuerpo,
que es más tuyo que mio;
mas pretendo olvidar que te quise,
y conquistarme;
no serme infiel,
no recordarte.
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Recuerdos de mi infancia #2/ De mi abuela

_20190517_182619.JPG

Aurora, mi abuela, con quizá 24 años. Fotografía del album familiar.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Hoy mirando el instagram me tropecé con una imagen que decía: «Quién diría que extrañariamos tanto nuestra infancia, si nuestro mayor deseo era crecer». Lo que más extraño de mi infancia, son mis abuelos; sí, es verdad que el abuelo Félix tenía mal genio y que la abuela también tenia lo suyo, pero cuando veo atrás pienso en como influyeron en mi vida: agradezco; soy la mujer que soy porque ellos estaban allí.

No puedo evitar sonreír al pensar en la abuela, esa señora que siempre iba peinada con laca, que tenia las manos torcidas por la artritis y el animo torcido por la diabetes; que siempre pedía «un helado» aun a sabiendas de que no lo podía comer; que le gustaba el «coscurrito» del pan y los mejillones de lata.

La abuela nos enseñó a leer aun antes de que fueramos a la escuela; nos enseñó a jugar dominó y recortar tiras de muñecos de papel, en las horas que papá y mamá trabajaban. Siempre mandaba a comprar un Kino porque «si no lo compras no te lo puedes ganar», y decía que el premio sería para «hacer la casa». No ganamos el Kino, pero se hizo la casa, aunque no la llegó a conocer porque quiso dios o el destino que se le acabara el tiempo dos años antes.

Era católica y papá siempre dice que iba a misa los domingos, al menos mientras la salud se lo permitió, yo solo recuerdo que miraba la misa los domingos a las cinco de la mañana en la televisión. Me enseñó las oraciones: el padre nuestro, el salve y el credo.

¿Alguna vez han revisado lo que hay en la mesita de noche de una abuela? Pues dejenme decirles que es un mundo interesante y que garantiza un viaje en el tiempo. En aquella mesita de noche había jabones más viejos que Matusalen y perfumes que con toda seguridad estaban vencidos; un paquete de pañuelos desechables junto a descoloridos broches, pastillas para la acidez y recuerdos de bautizos y comuniones.

Mi abuela fue la primera en darse cuenta que yo necesitaba usar lentes, pero como yo era terca y me gustaba llevarle la contraria, le dije que eso de arrugar los ojos para ver de lejos lo hacía por manía. Pronto llamó la maestra a mis padres para decirles que yo me levantaba siempre para ver de cerca la pizarra.

Mi abuela murió cuando yo tenía doce años, en un mes de mayo por cierto, y en estos párrafos no resumo ni una décima parte de lo que me enseñó, ni de lo que viví con ella. Recordarla siempre me deja una sonrisa y un apretoncito en el corazón, en donde ella tiene un lugar muy grande y especial; en donde viven los recuerdos de mi infancia ligados con sus abrazos.


=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

¿Y tu, qué extrañas de tu infancia? ¿Qué lindos recuerdos tienes de tus abuelos?

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Otra vez

IMG-20190514-WA0038.jpg

lslandia. La fotografía es un regalo de Michelle Rodríguez
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Otra vez

Y allí estaba la tierra,
esperando ser nombrada, bautizada, descubierta…
Y nacimos de nuevo para volver a intentarlo,
pero pocos lo recuerdan.


Ojalá yo tampoco recordara lo que fuimos antes,
lo que hicimos antes…
Ojalá las piedras no supieran de nuestro pecado;
no supieran de la peste y las bombas,
del fuego, del hambre y los muertos;
de la gran guerra,
la que marcó el fin y el comienzo.

He perdido la cuenta de las eras,
de las caídas, de los renacimientos;
he perdido la cuenta de las veces que me he dormido en las llamas
y despertado en lo nuevo.
He perdido la cuenta de las veces que he vivido luchando
por cambiar el final de los tiempos.


Pero la rueda,
no conoce caminos alternos
y al final crece el mal en la tierra,
crece el mal en los hombres
y culpan al diablo por ello.
Al final hasta el verde se acaba,
se oscurece el azul de los cielos,
y las llamas devoran la carne,
y no queda nada más que un polvo viejo.


Sobre el polvo,
lagrimas del padre
fecundan el vientre de la madre herida
y se hace la luz
y nadie recuerda;
pero siempre hay uno que nunca se olvida.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Una fotografía de 1957, una reflexión y muchas preguntas

_20190514_215825.JPG
Aurora y Félix. Mis abuelos, el día de su boda. 1957. (Fotografía del albúm familiar)

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Mis amigos se marchan llevandose un pedazo de mí con ellos, sé que ellos también están dejando aquí una parte. ¿Qué será de este mundo tan lleno de personas rotas? ¿Qué será de nosotros construidos con retazos?

Mis abuelos fueron inmigrantes; dejaron su hogar y cargaron su vida en un par de maletas para empezar de nuevo. Mi abuela no volvería nunca con su madre. Cuando te vas te aterra pensar en eso.

Pero son otros tiempos y hoy en día las fronteras se desdibujan (al menos eso me repito para infundirme valor).

De niña, escribí con mi abuela cartas para familiares cuyas voces no conocía, cuyos rostros estaban en blanco y negro; pero que en navidad enviaban tarjetas coloridas. Un par de llamadas al año y un montón de cartas eran el hilo que conectaba sus vidas, separadas por muchos kilómetros de mar. ¿Qué pensaría mi abuela de Skype, Facebook y Whatsapp?

Mi agenda está llena de números extranjeros; mis chats abarcan todas las diferencias horarias que puedas imaginar. ¿Quién se iba imaginar que en la congelada Islandia habitaría una hija de la primogénita del continente americano? ¿Quién se imaginaría que no puedes pasear por Lima o por Santiago sin, literalmente, tropezar con un venezolano y probablemente de la misma ciudad que tú?

¿Por qué alguien toma la drastica decisión de meter su vida en una maleta y dejar todo cuanto conoce y a casi todos los que ama; sobretodo a sabiendas de que quizá no vuelva nunca o no vuelva a tiempo? En mi opinión, hay que ser muy tonto, muy loco, muy valiente o estar muy desesperado… O por qué no, quizá todas las anteriores.

El mundo ya no es lo que era cuando mi abuela estaba viva, ella tuvo sus guerras, yo tengo las mías. No son mejores o peores y no son más fáciles o difíciles; son diferentes. Ella lidió con sus miedos y construyo su vida, escribió sus cartas y envió sus postales, lloró y extrañó; pero a pesar de eso vivió plenamente.

Hoy sigo aquí, haciendome preguntas, observando mi historial de mensajes que va de China a Islandia, de Chile a Perú y de Colombia a la Patagonia… y aún más lejos.=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Mi participación para Mizu No Oto- Cada imagen tiene su Haiku, Edición #30

¡Saludos, estimados lectores!

Sigo explorando el mundo del Haiku y esta semana vuelvo a participar en el concurso Mizu No Oto, promocionado por @bananafish. Esta semana nuestra inspiración es una bellisima foto de @marcoriccardi.

Espero que les guste mi participación de esta semana.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

mizu 30.jpg


[photo by @marcoriccardi]

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Blancas siluetas.
Se agitan las aguas;
prometen amor.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

¡Intentalo tu también!

Te dejo aquí las bases del concurso



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png

Recuerdos de mi infancia

Foto0824-01.jpeg


=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Cuando yo era niña la casa siempre estuvo llena de pajaritos, eran la pasión del abuelo y él los criaba. Recuerdo que el año del terremoto de Cariaco en casa teníamos dos docenas de pericos australianos, otras tantas de canarios, media docena de unos pajaritos muy pequeñitos de pico anaranjado (si no recuerdo mal se llamaban «Bengalí»), una pareja de cardenales coreanos, un par de ninfas, algún que otro loro siete colores y hasta un pájaro negro de esos de que abundan en la calle. Seguramente se me olvida alguno más, pero recuerdo que una vez hicimos las cuentas y había en casa unos setenta pajaritos. Se imaginarán que mantener tal cantidad de animalitos era un trabajito arduo y todos en casa pensaban que el abuelo ya se había pasado de la raya.

(También teníamos tres acuarios llenos de peces y un par de morrocoyas, pero de eso hablaremos otro día)

Todas las mañanas se les limpiaba la jaula, se les ponía comida y se les cambiaba el agua. La casa estaba siempre llena de conchas de alpiste, de olor a pajarera y escandalo de pericos; pero también estaba llena de hermosos cantos de canarios. ¿Sabían ustedes que si les pones música los canarios cantan?

El abuelo decía que el escandalo de los pericos no dejaba cantar a los canarios, por eso poco a poco los fue vendiendo o regalando. Era divertido perseguir uno que otro pajarito que se escapaba de su jaula y comerme a escondidas las semillas de girasol que eran para las ninfas y los loros.

Aprendí que lo común es que los canarios hembra no canten, pero que hay casos extraños; aprendí a diferenciar hembras de machos, que en la mayoría de las especies los machos tienen colores más vivos y llamativos que las hembras; también aprendí a cortarles las uñas (tarea especialmente delicada) y curarles las berruguitas de las patas. Tuve una infancia linda que viene a mi cada vez que escucho cantar un pajarito.

Con los años nos mudamos a un apartamento y el abuelo vendió casi todos sus pájaros, finalmente algunos años después nos mudamos a la casa en la que hoy vivo y que tiene jardín y arboles. Aquí conocí la belleza de las aves en su hábitat, libres y felices. A diario soy visitada por colibries, azulejos, turpiales y otra gran variedad de pajaritos. La verdad es que hoy en día sería incapaz de encerrarlos en jaulas como los tenía el abuelo, pero cuando los veo pienso en él, en las cosas que me enseñó y en lo mucho que me gustaría que pudiera ver a los habitantes alados del jardín.=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=

Fotografía de mi autoría, tomada con teléfono Nokia 111 y editada en Snapseed.

=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=



¡Gracias por su lectura!


Logo Equipo Cardumen 06160.png

@EquipoCardumen
Somos compañeros de viaje
Discord @EquipoCardumen

isauris_firma.png